En el caso de los cannabicultores principiantes, la solución más fácil al tema de composta es comprar un par de botellas de fertilizante de cannabis, una para la fase vegetativa y otra para la fase de floración. Sin embargo, en BRSTR te queremos hacer ahorrar ese dinero para que te compres un bajón o una chela, nosotros te diremos cómo hacer abonos caseros para plantas de marihuana.

Esta es una parte muy importante para tu plantación de cannabis, y después de aplicar el Manual de cultivo de marihuana para avanzados, conocerás cómo hacer tu propia tierra rica en nutrientes en casa, el primer paso es compostar. El proceso de compostaje es una de esas cosas por las que muchos cannabicultores se desaniman, pensando que será complicado, desastroso u olerá mal y llevará mucho tiempo. Pero el compostaje puede ser realmente fácil.

De hecho, podrías empezar a hacerla hoy mismo. Lo único que realmente necesitas es tierra seca o esquejes secos de un jardín o campo y abono. Una vez que tengas el contenedor, deberás añadir primero los materiales secos, seguidos de materiales húmedos como restos de comida, restos de café molido, tés de hierbas.

Abonos 100% naturales para plantas de marihuana

abonos caseros para marihuana

Ya saben que lo ecológico está de moda, pero no nada más porque sí, realmente es benéfico para nuestra salud y nuestro entorno. Además de poder ser productos de mayor calidad que aquellos que pasan por procesos industriales, por muy naturales que pretendan ser, son manipulados, dejan de tener todas las propiedades que tienen los que son 100% naturales y ecológicos, como los que estás a punto de producir.

Entrando en materia, los elementos básicos que necesitarás para realizar tus abonos caseros para plantas de marihuana, además de los elementos orgánicos que produzcas en casa, son:

  • Oxígeno: es necesario que la mezcla puede respirar, es decir, que penetre el oxigeno para que los microorganismos puedan sobrevivir y que la mezcla sea óptima.
  • Agua: solo la necesaria, para saber si has vertido la cantidad de agua que el compost final necesita comprueba si la mezcla chorrea o si, introduciendo la mano, sólo salen algunas gotitas. Si tu caso es el segundo, tu composta tendrá un nivel óptimo de agua.
  • Carbono: se elabora a base de aserrín, cartón, papel, cenizas de madera, paja o restos de plantas secas. El papel y el cartón deben ser neutros.
  • Nitrógeno: podrás conseguirlo triturando los restos del conocido material verde que incluye, entre otros productos, restos de comida, restos de café o podas del jardín. El nitrógeno servirá para dar a la composta las proteínas necesarias para los microorganismos.

Abono casero para engordar cogollos

abonos caseros para cannabis

Cuando el abono tiene más de un año, se podrán evitar las conocidas como “malas hierbas” y servirá de protector de posibles radiaciones que emita el Sol y que destruyen la vida bacteriana que se desarrollaría en un estado natural. Pev Grow señala que el abono casero es un auténtico recuperador orgánico de suelos porque diversifica la vida bacteriana y mejora las propiedades del suelo y eso lo agradecerá tu planta de cannabis.

Según Naturaleza Grow, durante la etapa de floración, se recomienda un abono que favorezca el desarrollo de paredes celulares (formación y engorde de cogollos) y carbohidratos para favorecer el resinado y aumentar la densidad rellenando los núcleos de las células. Los pachecos más experimentados aseguran que puedes utilizar plátanos maduros, la pulpa de melón, azúcar, morena, también…

Cáscara de huevo

Este seguro es uno de los más conocidos  abonos caseros para plantas de marihuana entre los cannabicultores. La cáscara de huevo es un fertilizante que aporta una buena cantidad de calcio a tu planta. 

Restos de café

Los restos de café son un excelente fertilizante durante la fase de crecimiento. Por su concentrado ácido favorece el desarrollo de bacterias acéticas en el sustrato, contienen alrededor de un 2% de nitrógeno y otros nutrientes orgánicos.

Cenizas de madera

Las cenizas de madera de árboles de hoja ancha son muy efectivas a la hora de prevenir plagas, generalmente es un  fertilizante que se utiliza en la última fase de floración. El resultado de la combustión de la madera es una sustancia rica en potasio y fósforo, con lo cual tenemos un fertilizante mineral idóneo para la fase final. Se puede utilizar de forma individual o combinada con algún potenciador de resina.

Agua de las legumbres y las legumbres

También conocido como aquafaba, el líquido en el que vienen los garbanzos, alubias blancas, lentejas, alubias negras, habas y muchas otras legumbres en conserva es una fuente de potasio, al igual que las propias legumbres.

Agua de las espinacas y de otras verduras

Las espinacas al vapor o hervidas y también de muchas otras verduras, pasarán algunos de sus nutrientes al agua. Una vez que el agua se haya enfriado, puedes usarla como parte de un programa de riego regular para añadir potasio, calcio y hierro.

Recuerda que la única ciencia real para un gran compostaje es esta; mantener tu mezcla de composta ni seca ni demasiado húmeda. Revisa tu composta con frecuencia y riégala si está demasiado seca o añádele más material seco si está demasiado húmeda. Con el tiempo, los microbios de tu abono se descompondrán los ingredientes para crear una tierra rica y bien aireada para tus plantas. 

Si quieres, puedes añadir lombrices de tierra a tu composta para obtener mejores resultados. Éstas se encargan de comerse los restos orgánicos para descomponerlos y transformarlos en un estiércol que parece tierra y es una maravilla, cargado de N, P, K, Fe, Mg, C, Zn, B, Cu, Mn, auxinas y ácidos húmico y fúlvico.

abonos caseros para plantas de cannabis

BUENOS CULTIVOS Y BUENOS HUMOS…

Comentarios